Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 16 de enero de 2011

Durante una caminata....


Israel: ¿qué tal te la pasaste ayer?
Catalina: Muy bien muchas gracias por tu detalle... no me lo esperaban... pero...
ISRAEL: … Catalina… tengo algo que confesarte.
CATALINA: si claro... dime
ISRAEL: ¿sabes por qué he hecho todo eso por ti?... cada detalle, cada llamada, cada carta…
CATALINA: creo... creo que si Israel
ISRAEL: he cambiado un poco desde la primera vez que te conocí
CATALINA: ¿enserio?, ¿por qué...? < Yo sabía a donde quería llegar... pero no sé, si quiero que llegue ahí...
ISRAEL: desde que tu estas aquí, muchas cosas han cambiado en mí.
CATALINA: ¿cómo que cosas Israel?
ISRAEL: es algo raro… sabes... camino mas despacio... no puedo concentrarme en la escuela... y suelo… (Entre pequeña risas) y suelo sentir que vuelo.
CATALINA: Israel por favor.... no, porque me dices esto.
ISRAEL: ¿es que acaso no te has dado cuenta Catalina?, tú te has convertido en mi motivo para
Volar, te has convertido en un sueño, quizá algo mas... como una ilusión
CATALINA: pero Israel... Lo siento... no puedo...
ISRAEL: ¿por qué Catalina?, déjame acercarme a ti, te juro no te arrepentirás, esto que siento por ti es tan real, tan sincero, no dejes que se quede en un sentimiento perdido... déjate llevar.
CATALINA: Israel, agradezco todo esto que me dices, pero... no puedo quererte como me quieres tú a mí.
ISRAEL: ¿Por qué?, ¿acaso hay alguien más?
CATALINA: entiéndeme, por favor, es algo que no puedo evitar, si hay alguien mas... y lo que siento por él es mucho más fuerte de lo que yo pensaba, quizá no soy tan fuerte... como lo creía.
ISRAEL: sabes, cada vez que te miro, me pones una sonrisa... y es que me gusta tu mirada, tu forma de caminar, tu forma de abrazar, tu cabello negro, hasta tus fotos me agrada mirar... no me cansaré de gritar que te amo....
CATALINA: (llorando) lo siento, pero lo nuestro nunca podrá ser.... supongo que es una gran ironía que me quieras, pues yo estoy sintiendo todo eso hacia otra persona, mientras tu sientes eso por mí... hoy que cierro los ojos... puedo verlo y el tiempo se vuelve lento, quisiera regalarle hasta mi voz, mi llanto y todo mi amor, pero como puedes ver... el tampoco es para mí, como yo no puedo ser para ti, siento que todo esto sea tan irónico.... pero así es el amor…
ISRAEL: ¿puedo saber quién es él?
CATALINA: no creo que sea necesario, créeme que ni siquiera yo quiero recordarlo, pues me ha hecho mucho daño, he encontrado en él, por llamarlo así mi criptonita, mi debilidad.
ISRAEL: como quisiera ser ese hombre sabes… ese por quien tu derramas una lagrima, pero a la vez lo odio con todo mi ser porque te está haciendo daño, que envidia siento por él pues te ha roto el corazón y sigues pensando en el.
CATALINA: lo sé Israel, perdóname, a veces me pregunto ¿por qué? él no me quiere, por que no me demuestra las cosas como tú lo haces por mi (se derrama una lagrima mas).
ISRAEL: quizá... sea por la misma razón, que tú, no puedes quererme... por la razón que su corazón esta entregado a otra persona, por la razón que sus ojos, su sonrisa, su cabello, y hasta sus pensamientos, están dados a otra persona... ahora yo me pregunto por qué no aprendemos a querer... a quien a nosotros nos quiere... ¿a caso nunca aprenderemos a no sufrir?
CATALINA: me gustaría saber la respuesta a tu pregunta (de nuevo una lagrima rodaba por su mejilla), pero solo podría decirte... que en el corazón no se manda.... al final de todo, entenderé si tú no quieres verme más.
ISRAEL: ¿Por qué? no querría verte Catalina, no hay palabras que puedan describir como me siento, pero... no hay un momento que quiera cambiar que haya vivido a tu lado, si quisiera reescribirla y regresar hasta antes que lo conocieras, quizá si hubiese llegado antes... (Sus ojos cristalinos no resistieron más... y una lagrima rodo por su mejilla también)
CATALINA: no lo sé, pero si se que en este momento Israel... no quiero hacerte más daño.
ISRAEL: si realmente eso es lo que quieres... que me aleje de ti, yo no puedo hacer más que aceptar tu decisión. ¿Realmente quieres que esto termine aquí...?
CATALINA: si... eso es lo que quiero...
ISRAEL: perdón... perdón por hacerte pasar esto... perdón por no ser él... sabes aun no puedo entender como es que alguien no te puede querer… adiós... (Israel para su caminar... da un paso hacia atrás y la deja... mientras Catalina no para de caminar…)
CATALINA: Israel.... (Los dos se detienen)
CATALINA: gracias... (Se echa a correr y la última lágrima se ve caer...)



R.A.C.O.

∞ ҳҳҲҳ RØ߀RTØ-Tĥ€ωïs€мïиD ҳҳҲҳ ∞

2 comentarios:

  1. en el corazon no se manda, con eso se dice todo..
    me gusta leer este repetidas veces =)

    ResponderEliminar